Embrague

Los embragues ICHIBAN®, son muy fiables, debido a su excelente repartimiento de carga. Durante la conducción, el cambio de marchas es progresivo y sin ninguna dificultad.


Los discos de embrague ICHIBAN® tienen tres componentes principales. El disco de embrague se conecta con la transmisión. La energía del motor se transfiere vía la rueda volante a la transmisión. Los discos de embrague están en constante uso y sometidos a tensiones extremas. Está situado entre la rueda volante y la placa de presión. El rodamiento para embragues es el que acciona el diafragma acoplando y desacoplando el disco entre la placa de presión y la volante mientras el pedal esta operando. Los componentes de los discos de embrague se desgastan inevitablemente, así que es necesario un ajuste regular parta mantener la eficacia y evitar un desgaste acelerado de las pastas de fricción y un malfuncionamiento del sistema de tracción de nuestro vehículo.


En ICHIBAN® el concepto de Kit Clutch ahorrara tiempo, dinero y el desgaste de los otros componentes.


Plato/Prensa de embrague

Es el elemento mediante el cual gobernamos la transmisión del par motor al disco de embrague. El plato de presión crea un sistema de fricción presionando el disco de embrague contra la volante del motor. La cantidad de fuerza depende de la fricción entre estos elementos y la fuerza aplicada por el plato de presión.


Hay dos tipos de mecanismos de embrague. Los dos tipos están formados por un plato de presión, y una carcasa y dependiendo del tipo, unos muelles y platinas de accionamiento o un diafragma. Un tipo accionado por muelles, y otro tipo accionado por un diafragma.


Plato de presión

También denominado masa de embrague, es un disco de acero en forma de corona circular. Por una cara se une a la carcasa del mecanismo de embrague, a través de unos muelles o diafragma y por otra cara se une a una de las caras del disco de embrague. ICHIBAN® mantiene estricto control sobre las medidas, de ambas caras, de nuevo haciendo énfasis en que se mantienen los reglajes del equipamiento original de cada aplicación desarrollada.


Carcasa

Es el elemento que sirve como cubierta al mecanismo de embrague, por el que se fija éste al volante de inercia (por medio de tornillos). Están los distintos muelles o diafragma, y las platinas de accionamiento (según el modelo).


Diafragma

Son los que realizan el esfuerzo necesario para aprisionar el disco de embrague, entre el volante motor y el plato de presión. El sistema provisto de muelles, actualmente ha sido sustituido por el sistema por diafragma. El diafragma está constituido por un disco de acero, con forma cónica, en el cual se encuentran practicados unos cortes radiales, cuya elasticidad causa la presión necesaria para mantener el plato de presión contra el disco de embrague.


Al practicarse dichos cortes, el disco queda dividido interiormente en varios dedos elásticos, que ejercen la función de las pastillas de accionamiento estudiadas en los embragues con muelles.


Cuando se monta en el vehículo, en posición de reposo, el diafragma se fuerza montándose en su posición plana, por lo que al tratar de recuperar su forma cónica, oprime al disco de embrague por el medio del plato de presión.


La acción sobre el diafragma, se ejerce en el centro de éste mediante un cojinete de embrague. Cuando realizamos la acción de desembragado, actuamos de manera que invertimos la conicidad del diafragma, dejando de ejercer presión sobre el plato de presión con la consiguiente liberación del disco de embrague.


Disco de embrague

Los discos de embrague ICHIBAN® son fabricados siguiendo los estándares de equipo original. La buena calidad y bajo precio de los discos de embrague hacen que sean la mejor solución al reparar el embrague.


Los discos de embrague están en constante uso y sometidos a tensiones extremas. Los componentes de los discos de embrague se desgastan inevitablemente, así que es necesario un ajuste regular para mantener la eficacia y evitar un desgaste acelerado de los discos de freno y un malfuncionamiento del sistema de tracción de nuestro vehículo.


Si no se rectifica rápidamente, este síntoma hará que el embrague y sus discos se calienten en exceso y con rapidez; la consecuencia será unas pastillas de fricción completamente pulidas y sobrecalentadas o vitrificadas con la consecuente pérdida de las propiedades de la fricción en los discos de embrague, la posible deformación de los discos y la perdida final de elasticidad de los muelles. Todos estos síntomas pueden generar la revisión o posible sustitución de los discos de embrague.


El disco de embrague acopla o desacopla la potencia del motor a la transmisión. Al cabo del tiempo el disco de embrague se desgasta debido a la fricción. Si un disco del embrague desgastado se usa continuamente, al final el embrague patinará, produciendo un ínfimo manejo e igual economía de combustible y eventualmente podría llegar a ser imposible hacer avanzar al vehículo. Más aún, un disco de embrague desgastado puede dañar la cubierta del embrague y el volante de inercia, causándole el reemplazo completo del embrague.